¿Qué son las reparaciones locativas?

Publicado

Fuente: Comunidad Feliz

Las reparaciones locativas se refieren a todos los arreglos que tienen como finalidad mantener el inmueble en condiciones adecuadas, solventando así el deterioro ocasionado por el desgaste de algunas partes de la propiedad a causa del paso del tiempo, pero que no afectan su estructura o distribución espacial, por ejemplo, pintar los muros, limpiar alfombras, sustituir un enchufe o cambiar las ampolletas son ejemplos claros de este tipo de arreglos. A diferencia de las reparaciones no locativas que son todas aquellas que no tienen como objetivo el mantenimiento, sino que más bien buscan agregar características adicionales al espacio o resolver un problema de tipo estructural de la propiedad. Levantar una pared nueva, cambiar de ubicación una escalera o hacer una ampliación del baño entrarían en la categoría de reparaciones no locativas.

Hay una duda muy común entre las personas que viven en arriendo: ¿quién paga los arreglos de una propiedad arrendada?

Si se trata de pequeños detalles, puede que no sea un gran inconveniente para el arrendatario cubrir estos costos; pero ¿qué pasa si la reparación implica un gasto mayor? En estos casos es conveniente conocer los derechos y deberes de las personas que viven en arriendo.

A continuación, repasamos los puntos más importantes con relación a este tema:

El Código Civil establece que es responsabilidad del arrendador hacer “todas las reparaciones necesarias, a excepción de las locativas”. Es decir, que los daños provocados por el uso de los arrendatarios deben ser reparados por ellos mismos. 

Entre los ejemplos de reparaciones locativas podemos mencionar la la mantención o reemplazo, según sea el caso, para garantizar el funcionamiento correcto las llaves de los artefactos, llaves de paso, ductos de eliminación de aguas servidas, las válvulas de los flotadores de los excusados, los enchufes e interruptores eléctricos, sustitución de ampolletas, etc. Asimismo, si se produce un daño de otro tipo por negligencia, también debe hacerse responsable el arrendatario. 

En el caso de que sean daños locativos, pero provengan de hechos de causa mayor, eventos fortuitos o hayan sucedido como consecuencia de la mala calidad de los objetos, será el propietario el responsable de los arreglos. Sin embargo, es importante conocer que el propio Código Civil aclara que “las estipulaciones de los
contratantes podrán modificar estas obligaciones”. 

De allí la importancia que tiene conocer todas las cláusulas del contrato de arriendo firmado a fin de determinar con exactitud quién paga los arreglos de la propiedad arrendada. Entre las responsabilidades, se suele especificar cuales reparaciones corren por cuenta de la parte arrendadora y cuales por parte de los arrendatarios. 

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *