¿Cómo está el mercado de arriendos en Santiago en la actualidad?

Publicado

En la actualidad, el mercado de arriendos en Santiago presenta una situación heterogénea, donde coexisten diferentes comunas y tipos de propiedades con mayor o menor oferta, demanda y precio. Según estadísticas de Yapo.cl, para el último trimestre del 2022 la oferta de viviendas para alquiler logró repuntar aumentando 36% con respecto al mismo periodo del año pasado. Sin embargo, la demanda solo creció un 12,2%, lo que indica una menor proporción de interesados en arrendar.

En cuanto a los precios de arriendo, estos han mostrado una tendencia a la baja en algunas comunas y tipos de propiedades, debido a la mayor oferta disponible y a la menor capacidad de pago de los arrendatarios. Según el Informe Trimestral InfoRenta de TocToc.com, los precios promedio de arriendo de inmuebles en el Gran Santiago experimentaron una baja anual de 9,5% durante el primer trimestre de 2023. Las mayores caídas se registraron en las comunas de Providencia (-17%), Santiago Centro (-15%) y Ñuñoa (-14%). Asimismo, los departamentos fueron los más afectados por la baja de precios, especialmente los estudios y los monoambientes.

Entre las razones que explican esta baja demanda y esta disminución de precios se pueden mencionar:

  • La incertidumbre económica y social: La crisis sanitaria, la inflación, el alza de las tasas de interés, las restricciones crediticias y el clima político han generado un escenario de inestabilidad y desconfianza que afecta las decisiones de consumo e inversión de las personas. Muchos potenciales arrendatarios prefieren esperar a que se aclare el panorama antes de comprometerse con un contrato de arriendo.
  • La competencia de otras alternativas: El mercado de arriendos no solo compite con la compra de viviendas, sino también con otras opciones como el arriendo con opción de compra, el leasing habitacional, el subsidio habitacional y los proyectos multifamily. Estas alternativas ofrecen beneficios como mayor flexibilidad, menores requisitos, mayor seguridad y mejor calidad.
  • La heterogeneidad de las preferencias y necesidades: No todas las personas buscan lo mismo a la hora de arrendar una vivienda. Algunos valoran más la ubicación, otros el tamaño, otros el precio, otros los servicios asociados, etc. Por lo tanto, la oferta debe adaptarse a la diversidad de la demanda y ofrecer propiedades que satisfagan las expectativas y requerimientos de los distintos segmentos.
  • La sobreoferta de departamentos: La mayor parte de la oferta disponible en el mercado corresponde a departamentos, especialmente en el sector céntrico y oriente de la capital. Esto genera una mayor competencia entre los propietarios, que deben bajar sus precios para atraer a los arrendatarios.
  • La menor demanda por departamentos pequeños: Los departamentos más pequeños han sido los más golpeados por la baja demanda, debido al cambio en las preferencias y necesidades de los arrendatarios. La pandemia y el teletrabajo han impulsado la búsqueda de viviendas más amplias y cómodas, con espacios para trabajar y recrearse. Además, los departamentos pequeños suelen tener precios más altos por metro cuadrado que los más grandes, lo que los hace menos accesibles para muchos.
  • La mayor negociación entre las partes: Ante la situación económica y social actual, muchos arrendatarios han optado por negociar con sus propietarios una rebaja en el precio del arriendo o una flexibilización en las condiciones del contrato. Esto ha permitido mantener o renovar los contratos sin perder a los inquilinos.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *